Skip to content

Al César lo que es del César

julio 5, 2010

La semana pasada nuestra honorable Asamblea Legislativa votó por el decreto legislativo que busca la lectura obligatoria de la Biblia en los Centros Educativos.

Antes de dar mi opinión quiero delimitar el alcance. El problema que se tiene al debatir dicho tema radica en que mucha gente llora como virgen ultrajada sobre la constitución y otros están preparando la hoguera para quemar a los impíos.

Opino que dicha medida como tal: leer y reflexionar pasajes Biblia, se puede capitalizar en un beneficio a la sociedad venidera. Por medio de la Biblia se pueden inculcar en los estudiantes valores y virtudes como: generosidad, ayuda al prójimo, etc. Valores y virtudes necesarias para construir una mejor sociedad.

Viéndolo desde esa perspectiva: la lectura y reflexión tiene su lado positivo. Pero no todo es campo de rosas y dicho decreto tiene inconveniente: NOSOTROS.

Nosotros, que maliciosamente e intencionalmente (aunque también se inconscientemente) podríamos imponer “nuestra reflexión”. No está demás decir que hay que tener mucho cuidado lo que se va a leer. No es lo mismo hablar de las “mil mujeres del Rey Salomón” a la parábola del “Buen Samaritano”.

Por desgracia nuestras pasiones más arraigadas (que rayan en fanatismo) nos enceguece y provoca una Guerra Santa interna desviándonos del objetivo: Inculcar Valores.

Dicho esto, cierro mi opinión y reflexiono otras tópicos:

Leer la Biblia no resuelve la ola de violencia que sufrimos. Dicha medida es el equivalente a darle una aspirina a un enfermo de cáncer. Que suenen los mazos, esa es la actitud proactiva que todos debemos de tener.

En vez de gastar en miles de biblias en Centros Educativos, opino que con 84 biblias para los 84 (¿¿77+7??) diputados es más que suficiente. Son ellos los que necesitan leer y reflexionar 777 horas las sagradas escrituras.

Da vergüenza escuchar políticos decir:”Los evangelios son los manuales de los políticos”. Si ellos siguen las enseñanzas del Maestro estarían de lado de los más desvalidos y pobres, cosa que no refleja su manera de actuar.

Al final dicho decreto a mi pensar es una trampa más para el actual Gobierno. Con ésto sólo están buscando que el Presidente vete dicho decreto para golpearse el pecho como fariseos coreando que el actual gobierno es anti-cristiano.

Cuando veo dichas actitudes me enfermo…y recuerdo aquella frase “Al César lo que es del César y a Dios lo que le pertenece a Dios”. Señores diputados, por favor, LEAN, REFLEXIONEN y VIVAN los valores que Uds. tratan de inculcar.

Al Pastor por favor...

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: